Inteligencia Artificial,  Redes Neuronales y Traductores Automáticos: La tecnología detrás de los traductores (Un Futuro Diferente nº 33) por Oswaldo Enrique Faverón Patriau

Inteligencia Artificial, Redes Neuronales y Traductores Automáticos: La tecnología detrás de los traductores (Un Futuro Diferente nº 33) por Oswaldo Enrique Faverón Patriau

Titulo del libro: Inteligencia Artificial, Redes Neuronales y Traductores Automáticos: La tecnología detrás de los traductores (Un Futuro Diferente nº 33)

Autor: Oswaldo Enrique Faverón Patriau

Número de páginas: 141 páginas

Fecha de lanzamiento: December 21, 2016

Obtenga el libro de Inteligencia Artificial, Redes Neuronales y Traductores Automáticos: La tecnología detrás de los traductores (Un Futuro Diferente nº 33) de Oswaldo Enrique Faverón Patriau en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Oswaldo Enrique Faverón Patriau con Inteligencia Artificial, Redes Neuronales y Traductores Automáticos: La tecnología detrás de los traductores (Un Futuro Diferente nº 33)

Una herramienta que permita traducir un idioma a otro de forma perfecta sigue siendo un sueño sin cumplir, pero los avances en la inteligencia artificial y el desarrollo de software hacen pensar que su llegada está cerca. Sin él, las películas de ciencia ficción serían muy distintas a lo que conocemos.
Fuera de la ficción, en cambio, la situación es otra: el traductor universal es una promesa no cumplida. Especialistas en ciencias de la computación, lingüística e inteligencia artificial, sin embargo, no se dan por vencidos. Creen que pronto llegará. Tomará algunos años, pero será realidad. Los idiomas dejarán de ser una barrera tanto dentro como fuera de aquella gran torre de Babel que es Internet. Actualmente el número de errores de la traducción automática de Google Translate, Siri y otros no son óptimos, por ejemplo, las connotaciones culturales son difíciles de vencer. Los softwares de reconocimiento de voz distan de lo que se requiere. Hay grandes problemas: los acentos, los modismos, la entonación.El lenguaje es un fenómeno complejo, tiene matices que escapan a la capacidad automática de las máquinas, estás tienen que evolucionar y lo están haciendo rápido.
El mundo gasta $30.000 millones al año en traducciones. La Unión Europea invierte $1.100 millones anuales en evitar enredos lingüísticos al contratar un ejército de lingüistas, traductores e intérpretes. Una traducción incorrecta puede generar un conflicto internacional.
La traducción automática nació en la década de 1950 con resultados muy limitados. Recién desde el año 2000 comenzaron a verse avances. La traducción automática está evolucionado gracias a la inteligencia artificial, la robótica y el desarrollo del internet, que ha permitido manejo de una cada vez mayor cantidad de datos. Un software puede aprender automáticamente a traducir palabras y expresiones completas de un idioma a otro.
Existe una verdadera carrera por alcanzar la traducción automática, comparable a la que actualmente existe por desarrollar el auto son conductor, aplicaciones como Word Lens, Speak and Translate, iTranslate y Skype Translator lo atestiguan. Es de prever, que una vez conseguido insertar los autos sin conductor en nuestra vida diaria, las grandes compañías de alta tecnología se enfoquen en obtener el éxito total en lo referente a la traducción automática.
En un futuro cercano la traducción automática va a insertarse en todos lados, primero a través de dispositivos wearables, tecnologías que se llevan puestas, como una prenda. Gadgets como las gafas Google Glass, smartphones y lentes de contacto con conexión a Internet van a permitirnos entender cualquier otro idioma instantaneamente; sin embargo, allí la tecnología no se va a detener, el fin último va a ser insertarnos chips en nuestro cerebros, haciendo que entender cualquier otro idioma suceda en tiempo real, cómoda y aparentemente natural.
Este desarrollo acarrearán cambios sociales insospechados. Es muy probable que muchas personas dejen de aprender segundas o terceras lenguas, sin embargo, paralelamente permitirá la preservación de la lengua materna.
La calidad de las traducciones automáticas ha mejorado hasta niveles que impensables hace unos años. Pero, queda mucho por recorrer, y los últimos tramos son los más complicados, puesto que se va llegando a los niveles más abstractos del lenguaje.
En el idioma no hay equivalencias exactas de un símbolo a otro, de distintos sistemas, sino que entran en juego multitud de otros factores. Sin embargo, nuevas tecnologías como la de las redes neuronales, están permitiendo dar saltos y prometen alcanzar lo que muchas veces se pensó que no se podía alcanzar.
El desarrollo de los autos sin conductor y la robótica juegan un papel fundamental en la traducción automática y contribuyen a acelerarla, ya que el darnos a entender de la forma correcta a las máquinas forma parte de la evolución del lenguaje que estamos buscando y que nos llevará a conseguir entender todo a todos.