El Poder del Sonido: El Principio de que Somos lo que Pensamos por Roberto Imamura

El Poder del Sonido: El Principio de que Somos lo que Pensamos por Roberto Imamura

Titulo del libro: El Poder del Sonido: El Principio de que Somos lo que Pensamos

Autor: Roberto Imamura

Número de páginas: 42 páginas

Fecha de lanzamiento: November 1, 2013

Descargue o lea el libro de El Poder del Sonido: El Principio de que Somos lo que Pensamos de Roberto Imamura en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Roberto Imamura con El Poder del Sonido: El Principio de que Somos lo que Pensamos

Principio de varias disciplinas, hábitos educativos y de sanción.

El sonido es el principio de que somos lo que pensamos y creemos.

Dios a través del sonido de su voz dijo: Sea la luz y fue la luz.

Por eso el sonido fue primero que la luz y científicamente el sonido llega hasta la partícula más pequeña de nuestro ADN, mientras que la luz solo llega hasta la célula.

La comunicación en el ser humano, es a través de sonidos programados en la mente por el lenguaje de letras, vocales, números y símbolos, que les dan el significado a las palabras, físicas al escribirlas y leerlas; así como en lo espiritual a través de los sentimientos, emociones, imágenes y al hablar.

La Fe, viene del Oír y el oír de la palabra y esta puede ser escrita o del sonido de la voz.


Las Palabras Justas, es saber hablar en el momento y lugar apropiado al ser prójimo, de una forma recta y exacta o correcta. Por consiguiente saber colocar las palabras justas en el momento y lugar adecuado nos traerá la felicidad y crecimiento en el Ser. Por ello es saber Cuidar y vigilar la boca o labios de donde salen nuestros sonidos o palabras, por que de la abundancia de tu corazón, habla la boca. Y lo que mas enferma o daña, no es lo que entra por la boca, si no lo que sale de ella.

Con los sonidos o palabras que salen de la boca puedes construir imperios, pero también con ella destruirlos